URBANISMO ES POLÍTICA

Deslizamientos-Callapa-y-Kupini-II-La-Paz-4

Deslizamientos en La Paz

La palabra política proviene de la palabra griega “polis”, que significa “de, por, o en relación con los ciudadanos”, es el Estado o la comunidad en su conjunto. La política es el medio para crear una sociedad más organizada y pacífica, proporcionando métodos para resolver el conflicto que se produce de forma natural entre los hombres, por medio de la discusión civil y el compromiso racional. Es la práctica y la teoría de influir a otras personas.

La planificación urbana es política debido a que las ciudades son la expresión material de la comunidad, comunidades sociales que se establecen en espacios estructurados, espacios urbanos donde las actividades humanas tienen lugar, por lo tanto cuando entendemos la ciudad como una comunidad humana, lo que estamos diciendo es que la ciudad tiene lugares donde se realizan prácticas sociales.

Cómo se conceptualizan y se visualizan estos lugares tienen que ver con la manera en que vemos la vida, cómo pensamos acerca de la sociedad, acerca de problemas como el cambio climático, la inmigración, la superpoblación, el multiculturalismo. Es debido a que la planificación urbana se ocupa de la vida y debido a que tiene un gran impacto en la vida de los ciudadanos, que los planificadores urbanos hacemos política.

Pero la practica actual, es decir, la planificación tradicional se está haciendo obsoleta para hacer frente a los problemas de la globalización. La sobrepoblación en los próximos años tendrá un gran impacto en todos los aspectos del desarrollo humano y la planificación urbana en todas sus escalas puede ser la mejor solución para el futuro, puede ser la única manera de enfrentar el aumento explosivo de población.

¿Si es correcta esta afirmación entonces la pregunta es dónde focalizamos nuestra práctica?, creo que nuestra tarea debe centrarse en cómo reformamos las ciudades existentes, cómo hacerlas más habitables, rehabilitando edificios, regenerando los distritos y recuperando los paisajes. Necesitamos ciudades más densas y compactas, más equipamiento y servicios. Debemos entender la renovación como algo cotidiano y permanente dirigido a la búsqueda de enlaces de cambio y rejuvenecimiento. El proceso de actualización no es un objetivo en sí mismo, sino de desarrollo y consolidación de las cosas que son útiles para nuestra cultura.

Los arquitectos y planificadores están tomando decisiones de planificación que influyen en los patrones de las actividades, que afectan a las posibilidades de encuentro, de ver y escuchar a la gente, posibilidades que adquieren una calidad propia y llegan a ser importantes como fondo y punto de partida para otras formas de contacto. Debemos planificar lugares urbanos que no sean periféricos, espacios que pueden convertirse en el centro de la vida de los ciudadanos, donde se generen nuevas colectividades.

La formación de la nueva colectividad en sentido social no sólo puede venir de los habitantes, debido a que la formación de un nuevo colectivo es sobre todo la búsqueda de nuevas formas espaciales y de programas funcionales acordes con el desarrollo político-social, tanto en la escala de la ciudad como del propio barrio. Ofreciendo oportunidades a las personas que social y económicamente están discriminadas lo cual implica que su libertad de elección es más grande, literal y figurativamente no sólo espacialmente, sino también socialmente. La segregación entre la ciudad y su región pide respuestas políticas, donde prevalece la experiencia diaria en contraste con el conocimiento científico abstracto, la vida cotidiana y la planificación a largo plazo, la confianza sobre el entorno más cercano en contra del anonimato de la arquitectura y del urbanismo moderno.

Las estructuras urbanas y sus transformaciones son la expresión de los procesos sociales, políticos y civiles que tienen lugar en tejido urbano, también son el principal apoyo que los habitantes tienen para proyectar su propia existencia en el pasado y en el futuro. Las ciudades son mundos de diversidad, donde todo lo que es heterogéneo está integrado, y se apoyan en base a las experiencias y tienen la vida diaria como base.

La planificación urbana no puede evitar la vida y las experiencias cotidianas, por esta razón el urbanismo es un acto político.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: