Sobre futbol y otras cosas

futbol

Hay un par de frases que me llaman mucho la atención: “Estaremos major que Suiza en 10 o 20 años” y “El sol se va seconder y la luna se va escaper y todo será tristeza”. Dos frases que a mi entender clarifican la realidad boliviana, realidad que casi siempre la hemos negado, nuestro subdesarrollo. No tanto en lo económico y social que aún es muy acuciante, pero sí en el conocimiento y en la educación.

Con el avance de la tecnología, el auge de las telecomunicaciones e Internet y el desarrollo de los medios de transporte se ha permitido que el fenómeno de la globalización sea una realidad ineludible en el mundo actual, es decir, casi todo está a nuestro alcance, educación a distancia, acceso e información gratuita, etc.

A grandes rasgos, podría decirse que la globalización consiste en la integración de las diversas sociedades internacionales en un único mercado mundial. Mercado del que Bolivia no puede aislarse, razón por la cual nos vemos empujados a sobresalir como una nación pujante, que puede hacer frente a los desafíos globales, como son el Cambio Climático, la reducción del CO2, o la organización de un Mundial de Futbol.

En 1978, año que salí bachiller, una de las noticias que más resaltaba fue el Golpe Militar argentino. Las noticias sobre desapariciones y centros clandestinos de detención conmovían a todos y movilizaban a las organizaciones de derechos humanos . Para el gobierno de la dictadura, entonces, el Mundial ’78 debía convertirse en la más firme demostración de que todo aquello era “una campaña del marxismo internacional basada en falsedades” (algo parecido al “cártel de las mentiras”) y que los argentinos eran “derechos y humanos”.

La Junta Militar hizo uso del futbol como método de distorsión social. Más que la victoria deportiva, la preocupación fundamental de la Junta Militar a la hora de organizar el Campeonato Mundial de Fútbol fue una especie de ‘operación maquillaje’.

Hace un par de semanas atrás leí que el Presidente de Bolivia, Evo Morales, le lanzó al mandamás del fútbol, Gianni Infantino, la idea de que Bolivia sea sede de un Mundial de menores o mujeres cuando éste llegó a Bolivia a principios de abril pasado. Según Morales, Bolivia aspira a ser sede para mediados de la próxima década, pues en 2025 celebrará los 200 años de su fundación.

Para la FIFA para acordar una sede se debe cumplir con estándares mínimos sobre los cuales los potenciales países sedes deben empezar a elaborar su candidatura. Dentro los diez puntos principales los que más destacan a mi entender son:

– estar en condiciones de ofrecer doce estadios modernos con una capacidad mínima de 40.000 espectadores para los partidos de primera fase y de 80.000 para la inauguración y la final,

– tener una economía y una sociedad estable,

– infraestructuras deportivas para los entrenamientos de las selecciones y modernos centros de prensa,

– infraestructura hotelera de alta calidad para las delegaciones deportivas y para los turistas. 55.000 habitaciones, es el mínimo requerido,

– contar con la adecuada experiencia en la organización de campeonatos deportivos,

– la atención médica para las delegaciones y los viajeros. Es clave la red de centros médicos que se disponga y, especialmente, las cercanías con los estadios y hoteles, las exigencias clínicas en este aspecto también son muy elevadas, porque quieren tener la mayor certeza posible de que “la familia FIFA” tendrá hospitales equipados con tecnología moderna.

-resulta fundamental, además, que cada ciudad cuente con comunicaciones de primer nivel mundial. En el documento se solicita que por lo menos el país candidato cuente con un satélite que funcione. Es decir, organizar este evento es un megaproyecto que cuesta mucho dinero, pero mucho dinero.

Según un estudio realizado en la Universidad de Oxford por un equipo dirigido por Bent Flyvberg, todos los Juegos Olímpicos organizados en los últimos cincuenta años tuvieron que hacer frente a los excesos de costos con un promedio de más del 150%.

Sarcásticamente sugiere, si desea un mega-proyecto que no tenga un presupuesto claro, organice unos Juegos Olímpicos (o un Mundial de Futbol).

Lo primero que tiene que hacer es formar un equipo (de caras conocidas) que no tenga ninguna experiencia con un proyecto tan grande. Luego elegir la ubicación donde un megaproyecto de este tipo nunca tuvo lugar (Bolivia). Finalmente fundirlo en un proceso de licitación no transparente que promueve sobrepujas (CAMC), que servirán para justificar los sobrecostos del proyecto.

Para las ciudades organizadoras, este será el megaproyecto más caro y el de mayor riesgo financiero que puedan asumir, pero que al final pondrán al país que lo organice en el pedestal global, que es un requisito fundamental en la actual economía capitalista.

Según la investigación el rebasamiento del coste medio fue de 156%. Pero, lo positivo es que los Juegos Olímpicos (Mundial de Futbol) nunca sufrirán un retraso, como actualmente lo hacen otros megaproyectos (Mutún y otros más). Los juegos siempre comienzan en la fecha programada. Esa presión de tiempo se refleja inmediatamente en la declaración de costes adicionales que son generados por defecto. Si la construcción de las instalaciones deportivas se retrasan, lo único que tiene que hacer la organización es inyectar más recursos, con el fin de llegar a la línea de meta a tiempo.

Los mayores excesos que se tuvieron fue en la organización de los Juegos en 1976 en Montreal. Ese evento fue la friolera de 720% por encima del presupuesto inicial. A la ciudad le tomó después treinta años para pagar todas las deudas de la organización de los juegos. Los juegos de este año en Río de Janeiro están “sólo” con un 51% más de costos.

Bueno los bolivianos tendrán que prepararse para pagar las deudas acarreadas  por la organización del Mundial de Futbol, y no olvidar que los únicos que lo pueden llevar a cabo son los Caras Conocidas que viven felices porque todavía no se ha escapado la luna y el sol sigue brillando.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: